Dicen que en la vida quien pierde el techo, gana las estrellas y es así.